"Que los ancianos se sacrifiquen por la economía del país"


"Que los ancianos se sacrifiquen por la economía del país"

“Traté de no asumir lo peor, pero, por las dudas, mi pareja y yo decidimos dormir en habitaciones separadas. A la mañana siguiente tenía tos", narró Lowenstein antes de ser diagnosticada con el virus.